Evitar depresión en ancianos

21 nov Depresión en ancianos: cómo combatirla

La depresión es una enfermedad que resulta muy común en los ancianos. Te contamos las causas de este problema y cómo combatirlo.

Una patología muy presente entre la tercera edad

La Organización Mundial de la Salud (OMS) maneja cifras que demuestran que esta enfermedad supone uno de los trastornos de origen neuropsiquiátrico con más incidencia entre las personas mayores.

Este organismo ha llegado a la conclusión de que una de cada diez personas padece este mal. Además, sus expertos consideran que esta enfermedad incide igualmente en personas de todas las franjas de edad. Sin embargo, podemos llegar a deducir que su constatación resulta más notable en las franjas de edades más maduras. No obstante, en ocasiones, la tristeza en algunos ancianos se considera como un síntoma normal de la vejez y no se diagnostica como enfermedad mental.

Síntomas entre los ancianos

Este sentimiento de tristeza y apatía se puede desencadenar por el fallecimiento de algún ser querido, un cambio radical (de residencia, una jubilación…), problemas económicos, enfermedades, etc. Dichas circunstancias pueden desencadenar en una actitud desmotivadora, falta de ganas de salir a la calle o arreglarse, deseo de estar solos, no tener ganas de comer, etc.

Consejos para combatir esta problemática

Toma nota de estas recomendaciones:

– En primer lugar, el envejecimiento activo pasa por aprovechar el tiempo al aire libre y participar en actividades que logren motivar y aumentar la autoestima.

– Es importante seguir manteniendo una buena red de relaciones sociales. No solo con los familiares, sino también con amigos y en entornos en los que estas personas han sido felices.

– La dieta a consumir ha de ser moderadamente hipocalórica y equilibrada (con presencia compensada de diferentes nutrientes) y en ella han de tener un cierto protagonismo los ácidos grasos omega-3.

– Dormir cómoda y suficientemente va a ser fundamental, dado que un descanso en condiciones óptimas supone que la persona mayor pueda encarar la jornada siguiente con las fuerzas y ánimos adecuados.

– Mantener la ilusión es clave, por lo que hemos de dar la importancia que tiene a la apariencia de la persona anciana, que debe gustarse a sí misma.

– La atención por parte de seres queridos y personal profesional es garantía de salud y felicidad.

En conclusión: evitar estar solos

Efectivamente, evitar la depresión consiste en no dejar a las personas mayores solas y darles la atención que necesitan y merecen.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Pulse sobre el botón aceptar y dará su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR