Cuidado de ancianos

30 nov La importancia de la seguridad en el cuidado de ancianos

Si te encargas del cuidado de ancianos, sabes por tu propia experiencia que hay ocasiones en que pueden sufrir accidentes y de la importancia que tiene su prevención para que sigan disfrutando de una buena calidad de vida. Las consecuencias de una caída, una quemadura o un golpe pueden ser muy negativas, sobre todo en edades avanzadas.

Por este motivo, vamos a abordar todas aquellas cuestiones que debes tener en cuenta con respecto a seguridad, trato y cuidado diario de personas de la tercera edad.

Pautas en el cuidado de ancianos

De entre todas las cosas que podemos hacer para cuidarlos, estas son básicas a tener en cuenta:

– Mantener conversaciones diarias para que el anciano se mantenga activo, tenga la obligación de hablar y estar pendiente del entorno, se sienta escuchado y apoyado. Si la persona mayor deja de relacionarse, puede empeorar tanto cognitiva como emocionalmente. No obstante, se les debe advertir de que no deben contar cosas demasiado personales a extraños, ya que son más vulnerables a robos o engaños.

– Procurar que tengan a mano objetos o documentos esenciales. Ayúdale a comprender que tanto el móvil, el avisador de emergencias, las llaves de casa o el documento de identidad, son elementos que debe tener siempre accesibles. Puede llevar una riñonera, por ejemplo, que le facilite llevarlos encima sin que le molesten.

– La casa debe estar acondicionada según sus dificultades. Si tiene poca movilidad, se debe acondicionar para la silla de ruedas, poner agarraderas en el baño, y evitar suelos resbaladizos. Colocar antideslizante en la ducha y quitar la bañera. Si no puede moverse bien, debe ducharse sentado.

– Ayudarle a que su alimentación sea correcta. Evita que se abandone en la alimentación si vive solo, cocina con él o recomiéndale una alimentación adecuada a sus necesidades nutricionales.

– Todo lo relacionado con electricidad, fuego o calor debe ser un tema tratado con especial cuidado. Tanto estufas como hornillos, secadores de pelo, ollas y sartenes, los enchufes y todo aquello que pueda provocar un incendio, debe ser supervisado.

– Mantener actividad física dentro de sus posibilidades. Siempre que se pueda, el anciano debe salir a andar, pasear, comprar, realizar actividades de ocio como cine o teatro o aquello con lo que más disfrute.

– Jugar a juegos de mesa o cognitivos que le ayuden a utilizar la memoria y la atención. Dominó, cartas, sudokus, sopas de letras, parchís y todos aquellos que le gusten.

– Cuidado con los accidentes de tráfico. Siempre cruzar por pasos de cebra y respetar las indicaciones de los semáforos.

Sigue nuestras recomendaciones y ¡cuídales mucho!

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Pulse sobre el botón aceptar y dará su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR