Curar heridas

31 mar Personas mayores: ¿cómo curar sus heridas?

Si tienes en tu círculo cercano a personas mayores sabrás que es muy frecuente la aparición de heridas superficiales en su cuerpo. De hecho, esto es algo que sucede con cierta regularidad y que hace más necesaria su atención. Para que puedas prestarles los cuidados más oportunos tendrás que llevar a cabo una serie de recomendaciones que serán muy beneficiosas para su mantenimiento físico. No sólo para curar sus heridas, sino también para que a partir de este momento lleven una vida mucho más saludable.

Piel más sensible a las heridas

Ante todo, no debes olvidar que la piel de los mayores se vuelve más sensible con el paso de los años. Ello es consecuencia de los factores comunes a todas las personas y otros más específicos derivados de sus enfermedades crónicas, y puede que de una excesiva exposición solar. Una de las principales características de esta clase de piel se manifiesta en que es más fina y frágil que antes. Además, será ciertamente frecuente la irrupción de pequeñas llagas o heridas que requerirán de un correcto tratamiento. Será muy importante, por tanto, que estés pendiente de estas personas para que en todo momento su piel esté hidratada.

Un consejo muy relevante para ayudar a los mayores a mostrar un mejor aspecto, así como una piel más saludable, se basa en realizar ejercicios con regularidad, ya que será beneficioso para tonificarla. Asimismo con el consumo de vitaminas B conseguirán una mayor elasticidad cutánea.

¿Cómo curar sus heridas?

Es de vital importancia lavarte las manos con jabón antes de tratar las heridas. Esta misma operación se aplicará sobre su lesión cutánea, aunque en este caso potenciada con una gasa estéril como mejor estrategia para secarla correctamente. Con estas actuaciones conseguirás que su recuperación sea mucho más rápida y satisfactoria.

También es muy recomendable en estos casos que apliques una solución antiséptica para evitar cualquier infección o complicación en la piel. En especial, en las heridas más profundas y que exigen de una mayor respuesta en el tratamiento. Taparlas con gasas o tiritas será otra de las medidas que deberás adoptar para que su recuperación se ajuste a los plazos habituales en estas manifestaciones. Eso sí, recuerda tener mayor precaución en el tratamiento de heridas de las personas mayores, ya que deberás renovar a diario los apósitos tanto para vigilar la herida como para curarla con mayores garantías de éxito. Y es que, ante cualquier anomalía que presente su piel, lo más acertado es acudir al médico.

Siguiendo estas sencillas recomendaciones, ten por seguro que sabrás curar las heridas cutáneas de las personas mayores ¡a la perfección!

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Pulse sobre el botón aceptar y dará su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR